POR DR. MASAAKI HATSUMI
SOKE BUJINKAN DOJO

Creo que el Ninpo, el orden más alto del Ninjutsu, debería ser ofrecido al mundo como una influencia de guía a todo practicante de las Artes Marciales. 
Los métodos físicos y espirituales de supervivencia, inmortalizados eventualmente por los Ninja, fueron una de las fuentes de las Artes Marciales japonesas.

Sin entrenamiento completo y total en todos los aspectos de las artes de combate, el practicante de hoy no puede esperar progresar más allá del mero manejo de ejercicios musculares.

Sólo se puede llegar a una iluminación personal por medio de una inmersión total en la tradición marcial como forma de vida.

Confrontando al peligro, trascendiendo el temor a la muerte, y conociendo el coraje y las limitaciones de uno mismo el practicante puede ganar la fuerza que le permite disfrutar de las flores moviéndose en el viento, y apreciar el amor de otros y la paz en la sociedad.

El logro de la iluminación personal está caracterizado por el desarrollo del “Jihi no kokoro”, o sea del Corazón Benévolo. Más fuerte que el amor mismo, el corazón benévolo es capaz de incluir todo lo que constituye la justicia universal, y todo lo que tiene lugar en el camino del “plan del universo”.

Nacido del entendimiento ganado de caminar repetidamente entre la vida y la muerte, el Corazón Benévolo del Ninpo es la llave para encontrar armonía y un entendimiento del campo espiritual y material.

Después de muchas generaciones de oscuridad en las sombras de la historia, la filosofía de la vida del Ninja está emergiendo de nuevo, porque una vez más, ha llegado la hora en que el destino humano precisa del Ninpo.

Que la paz prevalezca, así el hombre puede continuar creciendo y desarrollándose hacia el próximo nivel de existencia.

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *